Fórmulas Magistrales

Vista la importancia actual de la formulación magistral, en FARMACIA AGAETEPUERTO creemos necesario conocer las Normas de correcta elaboración y control de calidad de las fórmulas magistrales  y preparados oficinales , que regulan la calidad de los preparados.

 En nuestra farmacia encontrará los profesionales adecuados para ello.

Las ventajas y consejos para el correcto funcionamiento de la prescripción por fórmulas magistrales son:

 – El médico receta a cada paciente la dosis que cree justa.

 – Combina los medicamentos de acuerdo a su necesidad real.

 – Puede renovar esas combinaciones en forma casi infinita.

 – El paciente no puede dar su remedio a otro.

 – El paciente no puede repetir la receta por sí mismo.

 El médico puede graduar no sólo la dosis, sino la cantidad del medicamento, tan amplia como desee. El costo de los medicamentos prescriptos por fórmula magistral son sensiblemente menores. Este abaratamiento no es poco importante para el paciente.

 La industria farmacéutica provee drogas que no se venden ya como específico, o se adelanta facilitando drogas que aún no se comercializan en el mercado.

 En la prescripción magistral, el paciente toma 1, 2 o a lo sumo 3 veces al día la medicación, sin posibilidades de equivocar la dosis o el específico, y además tiene hasta el último día la medicación completa.

 Cuando se recetan diversos específicos, es frecuente, que el número de comprimidos, medida, etc. sea diferente en cada uno, y por lo tanto el paciente puede quedar sin medicación en alguno de ellos antes que otro. La indicación médica, por lo tanto, se simplifica notablemente.

 El médico puede prescribir la medicación como cápsulas, comprimidos, supositorios, óvulos, bebida o ampollas bebibles, según la edad y tolerancia del paciente.

 El médico debe estar seguro de que las drogas usadas sean óptimas en su calidad y concentración, por eso debe insistir que sus preparados sean hechos en farmacias de gran responsabilidad, con mucho movimiento de fármacos (así no envejecen), y con personal e instrumental de primera calidad.

 El médico puede temer no recordar las dosis útiles, pero hay en uso diversas listas con las mismas. Por otra parte cada médico sólo utiliza pocas drogas en la mayoría de sus recetas, y éstas son por otra parte revisadas por controles de farmacia, que se comunican con el médico ante cualquier duda.

 Como se ve, el balance es francamente favorable para la prescripción de recetas magistrales en buena parte de los pacientes, y los resultados dejarán satisfechos al mismo, al médico y al verdadero farmacéutico.